Blog Construye tu realidad

Mi Plastilina Morada

Hola,

Quiero compartir con ustedes un concepto que no conocía antes de que lo mencionara Método All In. Me refiero a la plasticidad neuronal. ¿Cómo es posible que no haya escuchado antes de él? Sobretodo teniendo en cuenta lo importante y potenciador que es en nuestras vidas.

¿Qué tan importante puede ser este concepto que de primera mano sólo me evoca aquello que amaba de niña, una plastilina (morada)? Bueno, resulta que la plasticidad neuronal es la capacidad que tienen nuestras neuronas para hacer nuevas conexiones… Esto quiere decir que gracias a ella podemos aprender cosas nuevas. Además, mediante un estímulo continuo, causa un fenómeno llamado “neurogénesis”, que es la creación de neuronas nuevas.

Este concepto nos lleva a la afirmación de que nuestro cerebro tiene la capacidad de cambiar y adaptarse ante nuevos estímulos que le permitan hacer frente a las exigencias de su entorno. Y lo más interesante es que esto podemos hacerlo durante toda nuestra vida.

¿Cómo me ayuda la plasticidad neuronal? Los beneficios son muchos. Estimular nuestra plasticidad neuronal nos ayuda a mejorar nuestra capacidad para adquirir nuevos conocimientos y entender mejor los conceptos. También nos ayuda a generar nuevas soluciones a problemas y desafíos que se pueden presentar en nuestro día a día, lo que nos lleva al logro de nuestros objetivos.

¿Cómo podemos estimular nuestra plasticidad neuronal? A través de actividades que estimulen y le propongan retos a nuestro cerebro. Ya sea leyendo, practicando algún ejercicio matemático, pintando mandalas, practicando malabares, aprendiendo un idioma nuevo, realizando juegos sencillos con las manos. En síntesis, aprendiendo algo nuevo y diferente cada día.

Quizá, al igual que muchas personas en el mundo, he pasado muchos años sin ejercitar mi plasticidad neuronal. Qué potenciador hubiera sido escuchar de este concepto antes. Pero no nos desanimemos. La buena noticia es que una de las consecuencias de la plasticidad neuronal es que nunca es tarde para aprender. Ahora que conozco su significado e importancia, sólo me queda poner manos sobre mi “plastilina” y empezar a moldearla, trabajarla, estimularla y divertirme cada día. Como lo hacía con mi plastilina morada cuando era niña.

El primer ejercicio que empecé a practicar para estimular mi Plasticidad Neuronal tiene un nombre súper fácil de recordar: “Paz y Rock”. Estos son los pasos para practicarlo. Paso número uno, con la mano derecha haz el símbolo de “PAZ”. Si no lo has visto antes, cierra el puño y levanta el dedo índice y el medio. Paso número dos, con la mano izquierda haz el símbolo de “ROCK”. Si no lo has visto antes, cierra el puño y levanta el dedo índice y meñique. Paso número tres, intercala los símbolos. Es decir, haz ahora “PAZ” con la mano izquierda y “ROCK” con la mano derecha. Paso número cuatro, sigue intercalando los símbolos con tus manos derecha e izquierda, cada vez más rápido.

Al igual que este sencillo y divertido ejercicio existen muchísimos más. Por eso, te invitamos a descubrir interesantes formas para estimular tu plasticidad neuronal visitando nuestro perfil en Tik Tok. Anímate a empezar a practicar y hacer dúos con nosotros mostrándonos tu habilidad y progreso.

KA

Artículos relacionados